Blog de viajes con un toque de comedia ;)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Fin de semana en la Alpujarra I: Pampaneira

Aprovechando las pasadas vacaciones navideñas, donde la mayoría de los días los pase en familia en mi querido pueblo de Frailes (Jaén), realicé una escapadita a la zona de la Alpujarra granadina con la excusa de alinear mis chacras. Concretamente, Pampaneira fue el pueblo elegido donde tendría mi base de operaciones, pero ya aprovecharía la ubicación para visitar las localidades vecinas de Bubión y Capileira, las cuales se encuentran a 4 y 6 km respectivamente de la primera.

pampaneira alpujarra granadina

Pese a que en un principio tenía previsto dedicar una única entrada sobre la visita a la Alpujarra, cuando me puse a escribir y vi el contenido que tenía, me dí cuenta que me había venido arriba y necesitaba dividir en dos posts la experiencia si no quería que tú como lector huyeses despavorido. De esta manera, tras este primer post centrado en Pampaneira, habrá un segundo relacionado con las alpujarras sobre las localidades de Bubión y Capileira.

Para llegar a Pampaneira desde Granada, cogemos la E-902 o A-44, Autovía de Sierra Nevada – Costa Tropical, hasta la salida 164 en dirección a Lanjarón (si, el pueblo donde se fabrica el agua que agranda y ensancha el corazón. Otro día hablaremos de donde se fabrica el agua Bezoya). Una vez en esta carretera (A-348), comienza tu demostración de destreza al volante y a como toleras los mareos, pues el trazado de la misma se basa en un sin fin de curvas con subidas y bajadas. No llega a ser una montaña rusa pero tiene su puntito. Continúas dirección Órgiva hasta que te aparezca el desvío hacía Pampaneira, tomando la carretera A-4132.

pampaneira barranco vistas

Lo primero que te recibirá será la Central Hidroeléctrica de Pampaneira, en medio de una curva, por lo que extrema la precaución si vas a parar para echar un vistazo y tomar alguna que otra instantánea. Hay una pequeña salida de tierra justo al empezar la curva, que da a la parte de atrás de la Central, donde una cascada de agua ya te va dando una idea de donde se genera la energía por esta zona.

Continuando hacia el pueblo, un cartel de bienvenida que reza “Pampaneira, la Alpujarra. Viajero, quédate a vivir con nosotros”, me hizo pensar que muy mal no me iban a tratar por estas tierras. Ya solo el cartel es un detalle que empieza a hacerte sentir como en casa.

agua calles pampaneira

El hotel en el que me hospedé durante dos noches, fue el Hotel Rural Estrella de las Nieves, un tres estrellas inaugurado hará unos tres años (según me comentaron posteriormente los lugareños) y que se encuentra ubicado en la parte alta del pueblo, por lo que para llegar hasta el, es preciso pasar por la carretera que bordea Pampaneira y desde donde pude comprobar, antes de bajarme del coche, el potencial turístico de esta localidad. Calles repletas de turistas, aparcamientos completos y comerciantes frotándose las manos y con el símbolo del euro en sus ojos 🙂 Lo mismo mucha tranquilidad para alinear mis chacras no iba a encontrar.

hotel estrella de las nieves pampaneira

No suelo hospedarme en hoteles de tres estrellas porque mi presupuesto siempre tiende a la baja, pero dado que estos dos días iban a ser los únicos que iba a dedicar de mis vacaciones exclusivamente para mi, dije aquello de “un día es un día” y decidí pegarme el homenaje. Aún así, considero que el precio pagado no fue excesivamente caro (35 € por noche), porque la satisfacción con dicho hospedaje estuvo muy por encima de las expectativas: instalaciones geniales, personal amable y atento, habitación tranquila con terraza, wifi gratuito y desayuno incluido. Perdón, ¡DESAYUNAZO! Todo tipo de producto imaginable para un desayuno al estilo de familia de octillizos de película americana. Muy recomendable este hotel.

Justo enfrente tienes un aparcamiento público gratuito para dejar tu coche (si encuentras un sitio libre), o si lo prefieres, por 5 €/noche adicionales, lo puedes aparcar en el parking subterráneo del hotel.

Pampaneira es, al igual que la mayoría de pueblos de la Alpujarra, un laberinto de calles estrechas y empinadas, rodeadas del blanco de las fachadas de las casas, que parecen llamar a voces a las nieves para mimetizarse con el entorno. Nieves que aún no se habían decidido a llegar a final de 2015.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además de pasear, disfrutar de las vistas, detenerse en algún taller artesano y deleitarse con el sin fin de productos que ofrece esta zona (jarapas, vinos, chocolastes, dulces, etc.), uno de los mayores hobbies que vas a tener (además de las rutas de senderismo que quieras hacer y que puedes consultar aquí) será disfrutar con la gastronomía de la zona, por lo que a continuación te dejo la cara, cruz y megarecomendación para disfrutar de la gastronomía alpujarreña, basada en mi experiencia durante estos días por Pampaneira:

LA CARA

Restaurante Casa Diego: se trata de un restaurante normal, sin grandes pomposidades, de estos típicos de pueblo donde te sientes a gusto y sabes que vas a salir bien comido. Lo conocí durante la cena de la segunda noche cuando decidí buscar algo ligero debido a lo que ya llevaba ingerido, acumulado a lo de los días navideños. Pedí un revuelto de ajetes con gambas, que acabaron saliéndome por las orejas de la cantidad, y dos copas de vino de la tierra, que me ayudaron a dormir como un bendito aquella noche. Menos mal que buscaba una cena ligera, que si no…

LA CRUZ

Restaurante Ruta del Mulhacén: aunque mucho mejor decorado que el anterior, con una localización envidiable, ya que se encuentra al inicio de la principal calle turística, y que cuenta con una terraza donde disfrutar de las vistas del entorno, es un restaurante totalmente enfocado al turista. Una relaciones públicas en la puerta, busca continuamente clientes con el consecuente agobio que ellohamburguesa de buey restaurante mulhacen supone para los que preferimos dejarnos llevar por nuestro libre albedrío. Si me decidí entrar, fue principalmente porque acababa de llegar a Pampaneira, eran las 16:00 de la tarde y debido a su localización fue el primer restaurante que encontré.

No se si fue por la hora, por el modelo de negocio o por el camarero que me tocó (había otros más simpáticos, todo hay que decirlo), pero no terminé de sentirme cómodo. Parece que aún hay negocios que no tratan igual a los clientes que deciden visitar en solitario sus establecimientos. ¡Los singles queremos ser tratados con igualdad!

Decir que me pedí una hamburguesa de buey que estaba bastante buena. Aunque teniendo en cuenta la hora y el hambre que tenía, mi opinión no podría ser diferente.

LA MEGARECOMENDACIÓN

Bodega la Moralea: TripAdvisor no suele fallar. Había leído algo de este establecimiento en la mencionada aplicación y conseguí dar con él de casualidad al perderme dando vueltas por las calles de Pampaneira. Es un lugar curioso. De los que merece la pena visitar. Una mezcla entre Bodega Typical Spanish y Zoco Árabe, donde lo mismo te puedes tomar un vino, que comprar una lámpara, unos jabones o un queso que previamente puedes catar en la tapa que te ponen mientras disfrutas de una conversación interesante con algún lugareño dispuesto a responder a cualquier duda que tengas sobre Pampaneira.

clientes bodega la moralea pampaneira

Me gustó el modelo de negocio, el vino, la tapa de jamón con pan tostado y aceite de oliva, la simpatía y amabilidad con la que me trataron los dueños, la conversación mantenida con Loli respondiendo a todas mis preguntas, el detalle de la invitación a acompañarlos al día siguiente a un certamen de villancicos populares que tenía lugar en un pueblo vecino y a los miembros de mi familia les gustaron los roscos de vino, el pan de higo con distintas semillas y el queso de almendra que compré para ellos para contribuir con algo a la cena de fin de año (soy un detallista).

bodega la moralea pampaneira

Pampaneira es un pueblo que le pasa como al Dinio, que la noche lo transforma, porque nada tiene que ver el ajetreo del día y la llegada de turistas, con la paz y tranquilidad que invade la noche. Parece otro pueblo completamente. Pocas personas, por no decir ninguna, te encontrarás durante los paseos nocturnos, por lo que al girar alguna esquina es probable que te lleves algún susto si te encuentras de pronto con alguien (*idea para el día de los inocentes: túnica negra, una guadaña y una GoPro en la cabeza para no perder detalle. Visitas en Youtube aseguradas).

pampaneira de noche

Pampaneira es considerado uno de los pueblos más bonitos de España, pero no porque lopampaneira pueblo mas bonito de españa primero que diga la gente nada más bajarse del coche sea: ¡cucha que bonico! (para el resto de España: mire usted querido acompañante que lugar tan bonito), sino porque al igual que ocurría con Frías en Burgos, así fue elegido por la Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España y cuya placa que así lo indentifica se encuentra en la calle que lleva a la plaza de iglesia (plaza de la Libertad).

Pero no todo fue Pampaneira durante aquel fin de semana, también tuve tiempo de visitar las localidades vecinas de Bubión y Capileira, pero eso lo encontrarás en la próxima entrada…

Mientras tanto puedes ver más de Pampaneira en el siguiente vídeo:

*Si te ha gustado esta entrada, no dudes en compartirla en tus redes sociales y en dejar información con tu opinión abajo en los comentarios. Si no, ¿como voy a saber que has estado aquí?

Si te gustó, compartelo 🙂Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone


Soy un apasionado de los viajes y la comedia. Licenciado en Economía y Administración de Empresas, Máster en Marketing y Comportamiento del Consumidor y Máster en Dirección en Marketing y Gestión Comercial por ESIC Business & Marketing School, compagino mis trabajos en marketing, con shows de monólogos e improvisación.


2 thoughts on “Fin de semana en la Alpujarra I: Pampaneira

  1. Estrella

    Me ha gustado mucho el reportaje que has hecho de mi pueblo de nacimiento, ya que yo vivo en la costa pero tengo mi casita la que tambien la disfruto con los amigos, saludos.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡¿Quieres recibir los ÚLTIMOS ARTÍCULOS directamente en tu mail?!

Suscríbete gratis a Viajes con Humor, con tu nombre y correo electrónico, y ¡mantente al tanto de todas las novedades! ;)

¡Te has suscrito con éxito!