Blog de viajes con un toque de comedia ;)

Almedinilla, la tierra de Hypnos en Córdoba

Almedinilla es un pueblo de la provincia de Córdoba, limitando con las provincias de Jaén y Granada. Una localidad situada a poco más de 40 minutos de mi pueblo Frailes, en Jaén  y que no me había parado a conocer por esa manía que tenemos los humanos de no valorar aquello que tenemos cerca.

almedinilla cordoba

Siempre había oído hablar de que Almedinilla guardaba un más que interesante legado histórico, pero no me había preocupado en visitarlo, ni en conocer de qué se trataba.

De hecho, después de 28 años sobre la faz de la tierra y de haber pasado cerca de esta localidad en multitud de ocasiones para ir a Priego de Córdoba, localidad vecina, no fue hasta el año 2014 cuando pisé por primera vez la tierra almedinillense, cuando me invitaron a actuar en una gala de monólogos junto al cómico gaditano Toni Rodríguez.

Desde ese momento Almedinilla me cautivó. La vinculación con el arte y la cultura que tienen sus habitantes, así como la capacidad y ganas por desarrollar todo tipo de actividades culturales, les ha llevado a conseguir una Casa de La Cultura con unas instalaciones que ya quisieran muchas localidades de mayor tamaño.

casa de la cultura almedinilla

Uno de los eventos que tiene lugar en esta localidad cordobesa, es un festival de arte emergente al que han llamado el Wasqha. Este festival, el cual debe su nombre a la existencia de indicios de que Wasqha era como se llamaba Almedinilla en la antigüedad, se viene celebrando durante el último fin de semana de octubre/primer fin de semana de noviembre, siendo su tercera edición en este año 2015.

Por el mes de septiembre me propusieron el reto de presentar la gala de inauguración de este festival y como soy de venirme arriba, acepté y para allá que fui con la intención de divertir al personal.

cartel presentacion wasqha

Aprovechando mi viaje, no podía perder la oportunidad de conocer más en profundidad aquella localidad vecina que siempre había estado presente, pero nunca me detuve a descubrir, así que les propuse que me hicieran una visita guiada por el pueblo, a cambio de currarme un bonito post y vídeo sobre dicha experiencia y se ve que coló, porque acabaron convenciendo al mismísimo alcalde para que se encargase de explicarme todo lo indispensable sobre Almedinilla.

La ruta comenzó bien temprano por la mañana en La Taberna de Baco, uno de los casi veinte bares que tiene esta localidad de 2.500 habitantes, con un desayuno para cargar pilas de cara a la intensa jornada.

Allí me recogió Jaime Castillo, alcalde de Almedinilla desde el año 2015, aunque tengo constancia de que lleva trabajando por su pueblo desde hace mucho más tiempo. No tardó mucho en demostrar que era el mejor anfitrión para esta visita, ya que nada más arrancar su coche, empezó a lanzar información a una velocidad que asustaba y más teniendo en cuenta de que mi cerebro aún estaba recibiendo los estímulos del café que hacía apenas 10 minutos acababa de ingerir.

Hicimos la primera parada en el peñón de “El Pingorote”, desde donde hay unas vistas espectaculares de toda la localidad, y que visto desde abajo hace que cualquier perito de un seguro para el hogar incremente la tarifa a los que viven justo debajo.

pingorote almedinilla

Desde allí el siguiente punto fue el poblado Íbero del Cerro de la Cruz, un asentamiento de los bastetanos, uno de los pueblos íberos existentes en la Península, descubierto hace bastantes años atrás y cuyas labores de estudio, excavación y reconstrucción continúan a día de hoy.

poblado ibero almedinilla

El Cerro de la Cruz ha sido un punto defensivo, utilizado como tal en distintos momentos de la Historia y donde se han librado diversas batallas. Lamentablemente no solo la guerra queda asociada a este lugar si no que también es un punto en el que se ha llevado a cabo un expolio impresionante. En 1903, dos académicos franceses, Pierre Paris y Arthur Engel, pioneros en la arqueología de la cultura ibérica, llegaron a Almedinilla pagando a sus habitantes para que realizasen excavaciones, encontrando una gran cantidad de material arqueológico que acababa marchando al país vecino.

reconstruccion poblado ibero almedinilla

El expolio ha continuado hasta nuestros días, tanto en el Cerro de la Cruz como en la Villa Romana de El Ruedo, pese al incremento de las leyes de protección del Patrimonio y de que se supone existe una mayor conciencia hacía la protección y conservación del mismo, pero los cafres continúan existiendo independientemente de la época, por mucho que se pongan todas las herramientas posibles para tratar de evitar estas conductas.

El trabajo arqueológico en el Cerro de la Cruz esta siendo fino, fino. Junto a las excavaciones, están reconstruyendo parte del poblado íbero para que sea mucho más gráfico comprender al visitante como vivían los habitantes de este lugar. Han conseguido reconstruir un horno íbero con el que se cocía el barro para la elaboración de recipientes que funciona de maravilla, realizando de vez en cuando cocciones para que los visitantes puedan ver el resultado.

chimenea ibera almedinilla

Tras el paseo por el poblado íbero, donde se estaba llevando a cabo una de las visitas guiadas que puedes reservar a través de la página web de la oficina de Turismo de Almedinillapusimos rumbo al Museo Histórico de la localidad, situado en la ribera del río Caicena.

museo historico almedinilla

Este museo tiene tres plantas dedicadas cada una de ellas a distintas temáticas, siendo la primera punto de información acerca de la cultura del aceite de oliva, la segunda dedicada a los íberos y la tercera a los romanos.

museo historico almedinilla interior

El museo ha podido alimentarse de piezas encontradas a pesar del expolio, de devoluciones por parte de particulares que en su día pecaron y de intercambios con otros museos que tenían piezas que habían sido descubiertas en territorio almedinillense.

Sin duda alguna, la pieza clave del museo es el Hypnos, una escultura de bronce, que personifica el sueño, siendo emblema de la localidad bajo el eslogan de “Almedinilla, tierra de sueños”.

hypnos almedinilla

Y desde el Museo Histórico continuamos el recorrido hacia la Villa Romana de El Ruedo, situada en una de las entradas a la localidad, por la carretera A339 que conecta Priego de Córdoba con Alcalá la Real.

En este punto, además de la villa romana, encontramos el Centro de Recepción de Visitantes, quizás el primer lugar que debe ser visitado al llegar a Almedinilla para hacerte con diversos folletos e información acerca de todo lo que esta localidad te ofrece. Además en el mismo hay un pequeño museo dedicado a la música en la antigua Roma.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La visita a la villa romana fue bastante rápida ya que el tiempo apremiaba pues debía partir raudo y veloz, aunque tuve tiempo suficiente para darme cuenta de la enorme riqueza histórica de aquel lugar y del trabajo y esfuerzo llevado a cabo. Jaime, que continuaba soltando información sin parar (Mr. Wikipedia lo llaman por su pueblo), me explicó las distintas instancias que formaban el edificio de mayor tamaño de aquella villa y como habían sido capaces de canalizar el agua y utilizarla para sus imperiales necesidades: una cascada de agua que entraba directamente al edificio, conectando con una fuente ubicada en la misma mesa donde comían, para colocar una bandeja con fruta sobre dicha fuente con la intención de que se mantuviera fresca, canalizando el agua hasta una posterior fuente central y volviendo a llevarla hasta una alberca cercana. Asimismo, una de las cosas que más me sorprendió fue que ya por aquel entonces habían desarrollado el concepto de calefacción radiante a través de cámaras de aire ubicadas en suelo y paredes. ¡No estaban tan locos estos romanos! Lo siento Obélix.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde la villa romana de El Ruedo, nos acercamos al Coliseo, una plaza de toros de construcción moderna, pero manteniendo la temática romana para encajar con toda la atmósfera que rodea a Almedinilla. Esta construcción es utilizada para conciertos, shows de trial, corridas de toros y celebraciones de eventos con temática romana como carreras de cuadrigas, cenas teatralizadas, etc.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Finalmente y tras despedirme de Jaime al cual agradezco su dedicación y sabiduría, me pasé por la Casa de la Cultura a despedirme de los miembros de la organización del Wasqha que seguían trabajando en las distintas actividades para que esos días fuesen un fin de semana de arte.

exposiciones wasqha

Junto a todo lo expuesto anteriormente, y antes de terminar esta entrada, hay que destacar que Almedinilla goza de un enclave natural que le ha permitido crear diversas rutas de senderismo, destacando por encima de todas la ruta del Salto del Caballo. Los amigos de Senderismo.net tienen toda la información acerca de las diversas rutas senderísticas que recorren los alrededores del pueblo.

Almedinilla me sorprendió. Debo de reconocer que no esperaba encontrar todo lo que esta localidad cordobesa es capaz de ofrecer. Esa tierra de sueños tiene una interesante capacidad de contagio para todo aquel que la visita.

almedinilla tierra de sueños

Si te gustó, compartelo 🙂Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone


Soy un apasionado de los viajes y la comedia. Licenciado en Economía y Administración de Empresas, Máster en Marketing y Comportamiento del Consumidor y Máster en Dirección en Marketing y Gestión Comercial por ESIC Business & Marketing School, compagino mis trabajos en marketing, con shows de monólogos e improvisación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *