atardecer en Malaga

Me quedé en la Plaza de la Merced de Málaga

Corría el año 2006 cuando llegué a Málaga con la ilusión de un estudiante universitario dispuesto a comerse el mundo. Me esperaban 5 años de carrera por delante, que culminarían en la obtención de un par de títulos universitarios que me abrirían multitud de puertas (¡JA!).

De Málaga tengo que tener por narices un buen recuerdo. Ha sido el segundo lugar donde más tiempo he pasado en mi vida y eso al final acaba generando ciertos lazos y conexiones que no se pueden cortar.

Los mejores recuerdos que guardo de la capital de la Costa del Sol fueron generados en el que para mí es el corazón de la ciudad: la Plaza de la Merced. Creo que los 5 años de vivencias en Málaga pueden ser quizás los años en los que la ciudad haya sufrido un mayor cambio, el cual continúa años después, de lo que me alegro de sobremanera, pues Málaga tenía pendientes muchas cosas por hacer.

atardecer en Malaga

Sin entrar en más detalles a nivel de ciudad, en esta entrada me voy a centrar en la zona de la plaza. Desde que llegué hasta que me fui, la Plaza de la Merced ha estado en continua evolución. De poder hacer botellón en la misma y ser el núcleo de reunión de los estudiantes universitarios, a ser expulsados de allí por las quejas de los vecinos (como es lógico y normal) y empezar unas obras que tardarían un par de años en ser culminadas, resultando en la actualidad una nueva Plaza de la Merced 2.0. En ella se mantiene el obelisco en honor a José María de Torrijos y Uriarte, que es sin duda el detalle más característico de la misma.

Sentado en un banco de la plaza con la mirada fija en un punto concreto, se encuentra Picasso, de espaldas a su casa natal, que está en una de las esquinas de la plaza y por donde pasan miles de visitantes cada año. La de selfies que se habrán hecho con la estatua de bronce del pobre Picasso que en el año 2013 fue arrancado de su ubicación por unos graciosillos que se lo querían llevar de fiesta. Tontos hay en todas partes.

Desde la puerta de la casa natal de Picasso, por la calle Gómez Pallete, se accede al Mercado de la Merced. Y aquí tengo que pararme porque esto si que ha sufrido una evolución de traca.

mercado de la merced malaga

El Mercado de la Merced era un lugar oscuro en el que una vez por semana me dirigía a hacer mis compras de amo de casa estudiantil. Más de la mitad de los puestos del mercado tenían las persianas cerradas, oxidadas y en un claro ejemplo de semiabadono. Los puestos que continuaban su actividad, pedían a gritos una mejora. Mi frutería, pescadería y carnicería de confianza continuaban realizando su trabajo en un espacio que no había sufrido modificación desde hacía muchos años.
El ejemplo más claro del nivel de decadencia que sufría el Mercado de la Merced lo expongo siempre con la imagen que tengo grabada de un pescadero que cada vez que pasaba por allí, tenía cuatro peces en el mostrador (puede que a las horas que yo iba ya había realizado toda la venta de la mañana y le quedaba poco género) y se fumaba su cigarro encima de ellos sin importarle que algún trozo de ceniza se desprendiese sobre el producto. Lo mismo era su receta mágica para darle más saborcillo.

Pero por suerte, esta imagen de la que te hablo desapareció. El Mercado de la Merced de Málaga ha sufrido una metamorfosis cual crisálida que abandona el capullo tras su fase de gusano. El nuevo punto de encuentro de la ciudad de Málaga, se ha reconvertido en un mercado moderno que aúna los puestos tradicionales de venta al público, con el concepto de mercado con puestos para tapear, como el famosisimo Mercado de San Miguel de Madrid.

mercado de la merced costa del sol

No te puedes imaginar la alegría que me entró el pasado 5 de marzo durante el encuentro de la Asociación de Bloggers de Viaje de Andalucía cuando entré en el Mercado de la Merced tras la transformación experimentada. Sin duda le da mucha vida a un barrio tan centrico e importante. ¡Ay quien volviera a ser estudiante ahora!

En este repaso melancólico por las cercanías de la Plaza de la Merced no me puedo olvidar del Teatro Cervantes, mi cuna como monologuista. Puedo decir orgulloso que tuve la enorme SUERTE de debutar en el mundo de la comedia en un teatro con las características del Teatro Cervantes, lugar donde se celebra, entre multitud de eventos, el Festival de Cine Español de Málaga. Pero no solo debutar, si no que además pude regresar hasta en dos ocasiones adicionales a pisar las tablas de este mágico lugar.

El pasado 5 de marzo sentí alegría y melancolía a partes iguales. Cuando me marché de Málaga abandonaba una ciudad a la que no sabía si iba a volver. Me iba sin pena, con la ilusión puesta en otros planes y proyectos, sin ser consciente de que una parte de mi, quedaba para siempre en la capital de la Costa del Sol. Y allí seguirá, por lo que tendré que bajar a visitarme por lo menos una vez al año. Demasiadas vivencias por la zona de mi Plaza de la Merced.

Si te gustó, compartelo 🙂Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone


Soy un apasionado de los viajes y la comedia. Licenciado en Economía y Administración de Empresas, Máster en Marketing y Comportamiento del Consumidor y Máster en Dirección en Marketing y Gestión Comercial por ESIC Business & Marketing School, compagino mis trabajos en marketing, con shows de monólogos e improvisación.


2 thoughts on “Me quedé en la Plaza de la Merced de Málaga

  1. Gloria

    Mola mucho el mercado!! Pero podía ser un poco más baratillo!! 😛

    Yo también tengo gran recuerdo de mi paso estudiantil… eso sí, en Teatinos jejejeje

    Reply
    1. Rafa Frías Post author

      Jajaja, eso si. Pero ya sabes que las cosas de postureo hay que pagarlas xD.

      La verdad que a mi me puso muy contento ver la transformación que sufrió y me alegré mucho por mi antigua zona. Ains los tiempos pasados.

      Gloria, el centro mola mucho más que Teatinos… ¡Y lo sabes!

      Un abrazoooo!!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *