Blog de viajes con un toque de comedia ;)

12 Días en Tailandia | Días 5 y 6: ¿Esto es la Full Moon Party?

Y llegamos al ecuador de nuestro viaje de 12 días por Tailandia. En este post he decidido fusionar los días 5 y 6 porque el día siguiente a la Full Moon Party no tiene muchas anotaciones en el diario como podrás comprobar más abajo.

Tras el primer día en Ko Pha Ngan, con la llegada a la isla que no duerme, la subida del IPC con respecto a Bangkok y el encontrarnos con la sorpresa de que íbamos a dormir en un nido de arañas (que luego se acabó convirtiendo en un insectológico), amaneció nuestro segundo día en esta isla del Golfo de Tailandia.

playa norte ko pha ngan

Como en Bangkok ya nos habíamos aficionado a desayunar las guarradas que encontrábamos en el 7Eleven, aprovechando que cerca del hotel había una gasolinera con uno de estos supermercados, no rompimos las buenas costumbres y continuamos pecando con esos dulces raros cuya satisfacción con el relleno que cotenían, era siempre una lotería.

Esa noche era la Full Moon Party y como teníamos por delante todo el día hasta la llegada de tan ilustre evento, que cada mes reúne a miles de aficionados a la buena literatura y a las charlas – debate sobre las ondas gravitacionales, decidimos explorar la isla.

Ko Pha Ngan tiene una superficie de 168 km2 y como nos habían comentado que las playas más golosas estaban en el norte, nosotros estábamos en el sur, andando no íbamos a ir y no nos gustaba la política de la isla de no poder regatear con los taxistas, pues dijimos: – ya que nunca hemos conducido una moto, ¿porqué no alquilamos una? -. Y así fue como nos convertimos en “Los Ángeles del Infierno de Ko Pha Ngan”.

Alquilar una moto en Ko Pha Ngan

Ko Pha Ngan está llena de establecimientos donde podrás alquilar una moto scooter con la que poder recorrer cómodamente la isla. Nosotros por comodidad alquilamos nuestras motitos en el propio hostel, que daba este servicio (al igual que otros de la zona) por 200 bahts moto/día. El único handicap que te va a tener en tensión durante el alquiler es que a modo de “garantía” o “fianza” exigen quedarse con uno de los pasaportes de alguien del grupo que alquila las motos.

No debe pasar nada, pero por si pasase, para curarte en salud y que luego no se inventen historias para que acabes desembolsando una mayor cantidad de dinero, teniendo ellos encima en su poder tu pasaporte, sintiéndote presionado finalmente para acabar soltando la gallina, nada más alquilar tu moto, y delante incluso del dueño, haz fotos como si no hubiese un mañana a todo rincón de la moto, haciendo especial hincapié en aquellos roces, arañazos o golpes que pueda presentar el vehículo. De esta manera cuando la devuelvas, no podrán culparte de algo que tu no has hecho. Más vale prevenir que desembolsar.

Nos repartimos en 3 motos (dos con dos personas y una en solitario) y empezó nuestra desvirgación con vehículos de dos ruedas a motor. Para darle más emoción al asunto, hay que decir que en Tailandia se conduce por la izquierda, por lo que la adrenalina en los cruces se disparaba a  la par que tu cerebro entraba en estado catatónico. Pero por lo demás todo genial 🙂

Unos minutos después ya éramos auténticos pilotos de MotoGP y teniéndolo todo controlado, tras una primera parada en la gasolinera vecina donde llenamos el depósito por 130 bahts, estudiamos las indicaciones en un mapa y pusimos rumbo a Haad Mae Haad, una de las playas del noroeste de Ko Pha Ngan.

Las playas del norte de Ko Pha Ngan molan más que las del sur

El paseo en moto fue una auténtica pasada. Aparte de la emoción de estar haciendo algo por primera vez, los paisajes que nos encontramos eran espectaculares. Continuas subidas y bajadas, con la jungla tailandesa acompañándote durante todo el trayecto. De hecho, este paseo en moto se convertiría más tarde en uno de los mejores recuerdos del viaje y algo que siempre recomendaré hacer si viajas a Ko Pha Ngan.

El turismo del norte de la isla es distinto al del sur. El ambiente era mucho más tranquilo, los turistas tenían mayor edad que por el sur y los distintos Resorts que fuimos encontrando por el camino nos hicieron pensar que también los precios serían ligeramente superiores en esta zona (la eterna brecha entre el norte y el sur).

playa haad mae haad

Pero si que hay que reconocer que esta playa era mucho mejor y nada tenía que ver con la existente a los pies del hostel (playa de Ao Bann Tai). Arena fina, aguas transparentes y un ambiente de relax y tranquilidad que invitaban a tumbarte y no levantarte de la toalla más que para nadar un rato, comer y tomarte alguna que otra Chang en los chiringuitos cercanos (te prometo que no me patrocina Chang, aunque debería).

Y la verdad que poco más hicimos, salvo comer en uno de estos chiringuitos por 200 bahts por persona.

comida en ko pha ngan

comida en ko pha ngan haad mae haad

Con la caída del sol, montamos en nuestras motos y por el mismo camino, regresamos hacia el hostel, si bien este trayecto con el anochecer sobre nuestras cabezas, resultó aún mas entretenido.

Se acercaba la Full Moon Party. Llevábamos varios días pensando como vestirnos/ disfrazarnos/ pintarrajearnos para el evento, pero ninguna propuesta terminaba de cuajar. Aunque ya habíamos comprado unas cutre-camisetas en el mercado Pratunam de Bangkokhicimos una parada en uno de los puestecillos de souvernirs que encontramos por el camino y adquirimos unas camisetas de tirantes por 150 bahts cada una, como recuerdo de la Full Moon Party. Y solo como recuerdo, porque cuando nos las probamos en el hostel nos dimos cuenta de que nos hacían falta muchas horas de gimnasio para que nos quedasen relativamente bien.

Y por fin llegó la…¡FULL MOON PARTY!

Tras meses leyendo historias y viendo vídeos sobre la madre de las fiestas, ahí estábamos. A una hora de la Full Moon Party, dispuestos a darlo todo. De una forma responsable, eso sí. Y no solo porque a nosotros lo de jugar con drogas y desenfrenarnos a modos extremos, como muchos de nuestro rebaño de guiris harían posteriormente, no es algo que nos llame especialmente la atención, si no que además la tarde de antes habíamos entablado conversación con un policía voluntario del puerto, que nos advirtió de todo tipo de prácticas con las que podríamos encontrarnos aquella noche y sufrir al día siguiente.

Por ello, en las siguientes líneas no vas a encontrar imágenes de la Full Moon Party, porqué las cámaras y dispositivos móviles se quedaron a buen recaudo en el hostel, pero no te preocupes porque te tengo preparados unos grandes consejos a tener en cuenta para que nadie te amargue la fiesta, que van a compensar esa falta gráfica.

En el hostel nos proporcionaron algunas pinturas y nos fuimos decorando los unos a los otros como buenamente pudimos. No vamos a decir que el resultado final nos abra las puertas para trabajar como maquilladores en un futuro, pero bueno, dábamos el pego.

pinturas full moon party ko pha ngan

grupo ko pha ngan full moon party

Nos ofrecieron un servicio de taxi por 100 bahts ida y vuelta en el hostel. Aunque existía el riesgo de que a la hora de volver ningún taxista se hiciera responsable de ese ticket, decidimos comprarlo pues a unas malas hubiésemos acabado pagando lo mismo que yendo en un taxi normal de la isla.

Una vez en las inmediaciones de Haad Rin, la playa donde tiene lugar la Full Moon Party, ya empiezas a vivir el ambiente con puestos de souvenirs, venta de combinados alcohólicos, lugares donde te hacen una pintura en condiciones previo pago, etc.

Desde ahí, acabas llegando a una zona cercana al paseo marítimo que se encuentra vallada y controlada por individuos vestidos de militares y portando armas, que te da que pensar: – ojalá ninguno de estos se sume a la fiesta -, y donde tendrás que pagar 100 bahts para acceder a la Full Moon Party, quedando identificado con esta pulsera:

pulsera full moon party

Pasada la frontera ya no hay vuelta atrás. Todo lo siguiente son más puestecillos improvisados con venta de alcohol, hasta llegar a la playa y a partir de ahí música, plataformas donde bailar, fuego, toboganes desde terrazas y gente como las Grecas.

Osea que, ¿esto es la Full Moon Party? Pues, bueno… Conforme fue pasando la noche las altas expectativas se fueron desinflando como un globo pinchado. Mi opinión y siendo consciente de que probablemente en la fecha en la que fuimos fue una de las fiestas más flojas del año, que puede pasar (ten en cuenta que hay 12 Full Moon Party al año, alguna tiene que ser más relajada), mi impresión es que se trata de una fiesta totalmente sobrevalorada, asemejándose más a un botellón en la playa, que a una fiesta con tintes festivaleros como aparentaba en todo aquello que habíamos podido leer semanas atrás.

Además, corres el riesgo de que la fiesta se convierta al día siguiente en un fuerte dolor de cabeza y no solo porque “mama resaca” ha llegado para quedarse todo el día, si no por ciertas jugadas que puedes sufrir durante la fiesta, por lo que, atent@ a estos consejos para que no se te atragante la Full Moon Party:

  1. Pásatelo bien, coge tu puntillo, pero no te desinhibas demasiado. Los robos en esta fiesta son muy comunes, por lo que cuanto más bajas estén tus defensas, mayor probabilidad de que te quedes hasta sin ropa interior (¡ya te gustaría!).
  2. Deja las cosas de valor en el hostel. Vete a la fiesta con lo indispensable. Si, ya se yo que no me vas a hacer caso en el punto anterior, así que si te acaban robando (aparte de decirte “te lo dije”), que al menos se queden con cuatro bahts, un preservativo (nunca se sabe) y un pañuelo para los moquetes (usado, por supuesto). Yo me iba a llevar el móvil, pero como ya lo había perdido en Ayutthaya… xD.
  3. No ligues con locales. Quiero decir, si hay que ligar se liga, pero quizás esa no sea la mejor noche. Piensa que una fiesta como esta es un hervidero de guiris borrachos y drogados, poco conscientes de todo lo que llevan encima, por lo que para los “amigos de lo ajeno”, es más fácil desprenderles de sus posesiones en dichas circunstancias, que de quitarle un caramelo a un niño. Algunas de las prácticas de robo con cariño que pudimos ver a nuestro alrededor fueron:
    – Un grupo de chicas y un solo chico se acercan a bailar con los guiris. Los guiris se vienen arriba, se ponen cariñosos, muy, muy cariñosos. Las chicas siguen el juego y cuando los guiris están tan concentrados en el objetivo de convertirse en el ligón del grupo, además de que toda la sangre de su cuerpo abandonó el cerebro para concentrarse en otra zona y ya no piensan, llega el chico que las acompañaba y con una sutileza digna del aleteo de una mariposa, introduce su mano en la mochila del señor guiri, arrebatándole cartera, cámara, móvil o lo que pille, alejándose posteriormente, momento en el que las chicas abandonan a sus presas con la excusa de “ahora vuelvo”.
    – Alguien local invita a beber de su copa a un guiri (esto lo vimos), para después convencerlo de ir hasta su hostel, momento en el que al guiri le entra un sueñecito por algo especial que llevaba la copa y tras despertar a la mañana siguiente, descubre que poco quedan de sus pertenencias (esto nos lo contaron y advirtieron).
  4. No saltes la comba de fuego. Si quieres hacerlo, hazlo, ¡qué demonios! Solo que ahora que estás leyendo esto en estado sobrio (espero), piensa: ¿de verdad crees que estás en las mejores condiciones para saltar una comba de fuego en la Full Moon Party? Déjalo para otro momento o acabarás oliendo a barbacoa.

Siguiendo estos consejos, al día siguiente te despertarás rodeado de algunos compañeros depresivos por haber perdido sus pertenencias y otros heridos de amor y quemaduras, pero tú solo tendrás un ligero dolor de cabeza provocado por el exceso de Chang, o un dolorcillo algo más punzante si te atreviste con los combinados que te sirvieron en cubos de jugar con la arena de la playa.

El día después de la Full Moon Party

Después de tantos días de fiesta en Ko Pha Ngan y en especial tras la Full Moon Party, la isla empieza a parecerse más a un capítulo de The Walking Dead que a un lugar paradisíaco. Como sabíamos que ese día solo querríamos estar tumbados, habíamos previsto gastarlo en estar a la bartola en la playa de Ao Chaloklum, al norte de la isla.

ao chaloklum

Llegamos con nuestras motos hasta una playa de arena blanca, rodeada de cocoteros y el inicio de una explotación turística que parecía no tener marcha atrás. Ademas de pequeños resorts de cabañas existentes en las cercanías, se estaba construyendo lo que supusimos que sería un megahotel en el futuro próximo, por lo que pese a la pena de que la voracidad turística acabe por cargarse aquel entorno, nos alegramos de haber estado allí antes de que esto ocurra.

columpio ao chaloklum

Aquella tarde dos de nuestros compañeros nos abandonaban momentáneamente, para anticipar su llegada a Ko Tao, algo que nosotros haríamos al día siguiente bien temprano, renunciando a la última noche que teníamos reservada en el Backpackers Club. Los insecticillos debieron de darse cuenta de que íbamos a marchar al día siguiente, porque aquella noche tras el relax en Ao Chaloklum, empezaron a salir para despedirse, entre ellos un señor cien pies y una cucaracha que por su tamaño podíamos haber confundido con nuestro compañero british de habitación.

Tras la estancia en Ko Pha Ngan me quedo con que asistir a la Full Moon Party no es algo que vaya a ser el momentazo de tu viaje. Creo que la isla hay que visitarla y atravesarla en moto para disfrutar de esas subidas y bajadas y los paisajes de jungla que te rodean. Mi recomendación es que te hospedes en el norte que está más tranquilo y no gastes más de dos días en ella para poder disponer de más tiempo en visitar las islas cercanas, en especial Ko Tao, el paraíso de los buceadores y donde conoceremos a un grupo de españoles que viven allí y que con solo 10 minutos de conversación, casi nos convencen para acabar quedándonos a vivir con ellos. Nos vemos en la próxima entrada sobre Ko Tao 🙂

Costo del quinto y sexto día en Tailandia:

  • Desayuno (2 días)………………………………………………………………………………………. 80 bahts
  • Alquiler moto (2 días)………………………………………………………………………………. 400 bahts
  • Combustible…………………………………………………………………………………………….. 130 bahts
  • Comida quinto día…………………………………………………………………………………… 200 bahts
  • Camisetas……………………..  ………………………………………………………………………. 150 bahts
  • Cena……………………………………………………………………………………………………….. 150 bahts
  • Taxi………………………………………………………………………………………………………… 100 bahts
  • Entrada Full Moon Party………………………………………………………………………….. 100 bahts
  • Bebida…………………………………………………………………………………………. I don’t remember
  • Comida sexto día……………………………………………………………………………………… 115 bahts
  • Cena………………………………………………………………………………………………………. 230 bahts

TOTAL quinto y sexto día en Tailandia……………………………………………… 1655 bahts (42 €)

Si te gustó, compartelo 🙂Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone


Soy un apasionado de los viajes y la comedia. Licenciado en Economía y Administración de Empresas, Máster en Marketing y Comportamiento del Consumidor y Máster en Dirección en Marketing y Gestión Comercial por ESIC Business & Marketing School, compagino mis trabajos en marketing, con shows de monólogos e improvisación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *