Blog de viajes con un toque de comedia ;)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Fin de semana en Budapest I. Parte Pest

La capital de Hungría fue la ciudad que más me gustó de todas las que visite durante mi estancia como Erasmus en Varsovia. Como es una ciudad inmensa, con multitud de zonas que visitar y cosas por hacer, la información sobre la misma la voy a dividir en dos entradas para que no resulte muy cansino de leer. Además voy a empezar por el final del nombre, por la parte de Pest. ¡A lo loco!

Teniendo en cuenta Varsovia como mi centro de operaciones, las distintas formas de llegar desde esta ciudad a Budapest son las siguientes:

Tren: Salen aproximadamente 4 trenes al día desde “Warszawa Centralna” hasta la estación  “Budapest-Keleti (al este de la ciudad) y la duración de trayecto ronda entre 10 y 12 horas, normalmente haciendo transbordo. Para no perder tiempo, quizás el más interesante es el tren nocturno con camas, que sale a las 21.00 y llega a las 8.30 aproximadamente.

Autobús: varias compañías como Ecolines, Interbus o Sindbad, conectan Varsovia con Budapest. Para comparar horarios y precios (tanto para este destino como para otros) os dejo el siguiente enlace.

Avión: Las opciones más baratas son Varsovia-Budapest con Wizzair o viajar hasta Cracovia y desde allí viajar con Ryanair.

En caso de que decidas iniciar tu viaje desde España, Ryanair ofrece vuelos desde Barcelona o Madrid y Wizzair desde Alicante, Barcelona, Madrid o Málaga. ¡No tienes excusas para no viajar a esta ciudad!

Es muy importante que tengas en cuenta, sobre todo a la hora de coger un vuelo desde allí, que en el Aeropuerto Ferenc-Liszt la Terminal 1 y la Terminal 2 están bastante separadas, aproximadamente a unos 10 minutos en autobús, por lo que debéis aseguraros bien desde cuál de ellas sale vuestro avión, u os veo corriendo estilo Forest Gump.

Para llegar del aeropuerto al centro, cogí un taxi por el hecho de que están en la misma puerta,  tienen precios cerrados y, teniendo en cuenta que el aeropuerto está bastante alejado, es claramente la forma más cómoda, sobre todo si llegas a una hora en la que la frecuencia de otro tipo de transporte es menor.  El precio cambia dependiendo de la zona a la que te dirijas por lo que puedes ver las tarifas aquí.

Si vas con tiempo, también puedes utilizar el transporte público. Hay que coger el autobús 200E que parte de la Terminal 2, pasa por la Terminal 1 y llega a la estación de metro Kőbánya-Kispest. Ésta es la línea azul de metro. En Budapest hay 3 líneas de metro diferentes: línea M3 (línea azul), línea M2 (roja) y línea M1 (amarilla). Las tres líneas conectan en la estación llamada  Deák Ferenc tér. Por tanto desde aquí, utilizando metro o bus, puedes llegar a cualquier punto de la ciudad.

En cuanto al billete, puedes comprarlo en la terminal del aeropuerto, en los diferentes puntos de venta, o incluso en el propio autobús. Hay un billete especial (transfer ticket) que sirve para este autobús del aeropuerto y el posterior viaje en metro (sólo un viaje en metro, es decir, que si tienes que coger otra línea hay que comprar un nuevo ticket). Éste costaba en 2012 490HUF (1,65€ aprox.) El precio del ticket sencillo era de 320HUF (1,07€). Para más información, esta es la página de transporte público de Budapest.

Es muy importante que no os la juguéis con lo de los tickets, hay muchísimos revisores, sobre todo en el metro y te los encuentras incluso a la salida, para que nadie se escape.

Contada la chapa de cómo llegar y como moverse por la ciudad, paso a detallaros qué hay que ver en Budapest, y en concreto en la parte Pest.

Es la parte más oriental y llana de la ciudad, de cuya extensión total ocupa dos tercios. Ambas partes están separadas por el río Danubio, cuyas aguas en invierno tienen que ser una maravilla para lavarte la cara por la mañana y despejarte para todo el día.

El primer día por la mañana, me dirigí hacia la Plaza Vörösmarty. Es una pequeña plaza llena de cafeterías y restaurantes, además de numerosos puestos ambulantes de recuerdos, comida típica y artesanía (supongo que estos puestos estarán en ciertas épocas del año). En el centro se encuentra la estatua de Mihály Vörösmarty, un escritor húngaro de principios del siglo XIX muy conocido por sus letras patrióticas.

Otros atractivos de la plaza son el Café Gerbeaud, antigua pastelería fundada en 1858, propiedad de una familia suiza, que puede albergar en su interior hasta 300 clientes a la vez (ya se tienen que mover rápido los camareros); o el Vigado o sala de conciertos, construido entre 1859-1864.

Desde esta plaza parte (o termina, según se mire) la calle Váci, peatonal y comercial, con edificios de los siglos XIX y XX. El edificio nº 13 es el más antiguo de la calle, construido en 1805.

Cerca de allí se encuentra la Basílica de San Esteban, una construcción impresionante y, junto al Parlamento, el edificio más alto de Budapest. Su edificación comenzó en 1850, pero no se concluyó hasta 54 años después, en 1905 (- ¿Cambiamos la concesión de la obra?, aquella constructora nos paga más comisiones -. Bah, lo típico); su construcción fue bastante accidentada ya que en 1868 la gran cúpula tuvo que ser demolida. Debido a su tamaño, tiene una cimentación de 3 niveles, casi tan grande como la propia Iglesia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El edificio es de estilo neoclásico y su gran fachada está flanqueada a los lados por dos altas torres gemelas, encontrándose en la torre derecha la campana más grande y pesada de toda Hungría. La Basílica está dedicada al rey San Esteban o István (975-1038), primer rey de Hungría y el que convirtió el reino al catolicismo. En la capilla que hay detrás del santuario de la Iglesia se encuentra la reliquia sagrada más importante de la cristiandad húngara: la mano derecha momificada del rey San Esteban. Ésta puede visitarse gratuitamente (¡Qué me gusta lo gratis!)

También se puede subir a la cúpula en ascensor o mediante 364 escalones, para obtener unas impresionantes panorámicas de la ciudad por unos 400 forint (1,32 €).

En Budapest hay numerosas sinagogas; algunas han dejado  de ser un centro de culto para dedicar el edificio a otros menesteres. En todo caso, la más importante de todas y que aún conserva su función es La Gran Sinagoga de Budapest. Es la sinagoga más grande de Europa y la segunda más grande del mundo. De estilo bizantino-mozárabe, fue construida entre 1854 y 1859. Está situada en el antiguo barrio judío. Durante la Segunda Guerra Mundial los nazis hicieron de sus alrededores un gueto que más tarde se convirtió en Campo de Concentración. En su interior alberga el Museo de Historia Judía.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Su horario es de 10.00-15.00 de lunes y a viernes, y de 10.00-13.00 los domingos. Desgraciadamente  no pude visitarla, pues era día festivo para la comunidad judía y estaba cerrada.

A las 15.00 comencé el tour guiado en español en la Ópera de Budapest u Ópera Estatal de Hungría. El precio de esta visita es de unos 2800fl. (unos 9€) o 1400fl para estudiantes. También hay tour a las 16.00.

La Ópera de Budapest es un edificio de estilo neo-renacentista situado en la importante Avenida Andrássy. Fue diseñado por el arquitecto húngaro Miklós Ybl y financiado por el emperador austro-húngaro Francisco José I y la ciudad de Budapest. La ayuda por parte del emperador sólo tenía una condición: que la Ópera húngara no fuera más grande que la de Viena (capital del Imperio Austro-Húngaro). Su construcción duró unos 9 años, inaugurándose finalmente en el año 1884. Además de tardía, fue muy costosa, pues el auditorio estaba decorado con más de 7 kilos de oro (¡Se nos ha acabado la pintura! ¿Donde hay un compro oro?).

Su fachada exterior está decorada con estatuas de los compositores más importantes del mundo como Mozart, Verdi o Beethoven. El interior es realmente impresionante, con grandes escaleras, columnas, enormes lámparas y obras de artistas húngaros como decoración. Tiene una capacidad para casi 1300 personas. Para más información y consultar la programación, puedes entrar aquí.

Concluida la visita a la Ópera de Budapest y con la intención de dedicar la tarde al relax, me encaminé hacia la línea 1 del metro de Budapest y esto no fue casual. Te lleve o no a tu destino, hay que visitar esta línea. Fue construida en 1896 y aún funciona. Está declarada Patrimonio de la Humanidad y es el primer metro que se construyó en Europa continental (el primero en Europa fue el metro de Londres, culturilla que os regalo). Al entrar nos damos cuenta de que todo es más pequeño que el resto de las líneas de metro de la ciudad: solamente mide 6 m de ancho y 2.75 m de alto.

Con esta línea de metro llegué a la Plaza de los Héroes, al final de la Avenida Andrássy (parada de metro Hosok tere). A ambos lados de la plaza encontramos dos edificios muy parecidos,  el Museo de Bellas Artes y el Palacio de Exposiciones. En la plaza se sitúa el llamado Monumento Milenario:   una gran columna de 36 metros de altura con la estatua del arcángel Gabriel. En el pedestal están las estatuas ecuestres de los 7 jefes de las tribus fundadoras de Hungría. Detrás de ésta hay 2 grandes columnatas con estatuas de personajes importantes de la nación.

Atravesando este monumento, llegamos a uno de los parques más bonitos de Budapest, el “Parque de la Ciudad” o “Parque Városliget”, donde encontrarás varios lagos, un zoológico, un pequeño parque de atracciones y el Castillo Vajdahunyad, que se construyó para la Exposición Universal de 1896 en madera y posteriormente se decidió reconstruir en piedra (¿mismos constructores iluminados que en la Basílica de San Esteban?).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También en el parque se halla el Balneario Széchenyi, mi verdadero destino para aquella tarde. Ubicado en un hermoso palacete, es uno de los baños termales más grandes de Europa y cuenta con varias piscinas al aire libre. Al llegar te dan una pulsera con la llave de la taquilla y toallas (tenías que haber visto al cateto de un servidor intentando cerrar la taquilla con la dichosa pulserita. ¡Yo no he nacido para tanta modernura!). Puedes estar tanto en las piscinas de fuera como en las numerosas pequeñas piscinas interiores, cada una con aguas diferentes y a distintas temperaturas. El precio depende del día y de la hora que elijas. En la página web del Balneario Széchenyi encontrarás toda la información al respecto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras el paseo y el posterior relax lo mejor fue irse a dormir y reponer fuerzas para el día siguiente. Y es que el madrugón fue considerable, pues era la única manera de coger buen sitio en la cola para visitar el Parlamento de Budapest. El acceso es gratuito para todos los ciudadanos de la Unión Europea (no olvidéis llevar identificación, claro). La visita guiada en español fue alrededor de las 10 de la mañana.  El imponente edificio neogótico fue construido entre 1885 y 1904 por el arquitecto Imre Steindl. Contiene 691 habitaciones y tiene unas dimensiones de 268 metros de longitud y una cúpula de 96 metros de altura (como mi piso en Madrid).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Personalmente, pienso que la visita es un poco corta (¡y que quieres por algo gratis!). Se compone de la escalera principal, con una gran alfombra roja y un busto del diseñador del edificio, la sala de la cúpula, donde se exponen las joyas reales de la corona de Hungría  y estatuas de los Reyes de Hungría, y la Antigua Cámara Alta, que actualmente sólo tiene uso turístico. La ornamentación del interior del edificio se compone principalmente de mármol y oro (“na” para qué escatimar en gastos).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tras dar un paseo sin rumbo definido, tomando alguna que otra fotografía, a mediodía decidí ir a comer al famoso Mercado Central de Budapest.  El edificio fue obra del arquitecto Samu Pecz  y data de 1897. En la Segunda Guerra Mundial, la estructura del mercado quedó gravemente dañada y finalmente en 1991 el edificio fue declarado en ruinas cerrándose al público. Posteriormente fue restaurado y hoy forma parte del patrimonio artístico de Budapest. En la planta baja encontramos numerosos puestos de verduras, frutas, carnes, etc., mientras que en la segunda planta podemos comprar souvenirs, artesanía húngara y probar la comida típica en los numerosos puestos que allí se encuentran, aunque al ser sábado, fue un poco incómodo por la cantidad de gente que había. Independientemente a ello, merece la pena comer aquí uno de los días de tu estancia en Budapest. Me decanté por probar los “lángos”, una especie de torta de harina (el sabor de la masa es igual que el de los “churros”) con condimentos dulces o salados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y hasta aquí la parte de Pest. Tendrás que esperar unos días para conocer la parte de Buda. Mientras tanto, ¿porque no te das una vuelta por el resto del blog? ¡Estás más que invitado!

Si te gustó, compartelo 🙂Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someone


Soy un apasionado de los viajes y la comedia. Licenciado en Economía y Administración de Empresas, Máster en Marketing y Comportamiento del Consumidor y Máster en Dirección en Marketing y Gestión Comercial por ESIC Business & Marketing School, compagino mis trabajos en marketing, con shows de monólogos e improvisación.


4 thoughts on “Fin de semana en Budapest I. Parte Pest

    1. Viajes con Humor Post author

      Hola Raúl! Muchas gracias por tu comentario compañero. Ya que comentas el tema del mercado y ahora que estoy viviendo en Madrid, puedo aprovechar de ese concepto de mezcla entre punto de venta de productos perecederos y locales donde tomar algo en la mayor parte de los mercados de la ciudad, y la verdad que sitios así se agradecen.
      ¿Estuvisteis en algún balneario en Budapest?
      Un fuerte abrazo.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

¡¿Quieres recibir los ÚLTIMOS ARTÍCULOS directamente en tu mail?!

Suscríbete gratis a Viajes con Humor, con tu nombre y correo electrónico, y ¡mantente al tanto de todas las novedades! ;)

¡Te has suscrito con éxito!